Detalle Columna

Jorge Cervantes Jáuregui

Serie Cien Años del Beisbol en Guanajuato.

Dentro de los peloteros que pasaron por “Tuzos” de Guanajuato y que la afición no olvidamos es ni duda cabe, Guillermo “Bachicha” Frayde, quién vistió la casaca local en las temporadas de 1962 y 1963.

La carrera de Frayde se encuentra llena de aspectos interesantes y retadores tanto como jugador y como manager. “Memo” Frayde nació el 10 de febrero de 1933 en Santa Rosalía, Baja California, pero desde la edad de un año, su familia se mudó a Guaymas, la que consideró siempre como su tierra natal.

Con los años sería tanto jugador y manager de los “Ostioneros” de Guaymas con los que tuvo grandes logros. Jugador de tremendo pundonor, inteligencia y poder en las muñecas, nos entregó en los años que jugó con “Tuzos” grandes momentos donde siempre salió a relucir su profesionalismo y carisma.

Era realmente el líder que cumplió con muchas funciones dentro de un club que nacido en el año de 1960 al profesionalismo, requería de que le fuera inyectada sabia de peloteros de trayectoria como la de Frayde, pues al fin y al cabo la Liga Central lo que buscaba era que se orientara a peloteros para nutrir a la Liga Mexicana de beisbol y de ahí a niveles superiores.

Lo de Frayde fue clave: en 1963 “Tuzos” fue campeón y ahí estuvo “Bachicha”

Y vamos a otros botones  La temporada de 1962 en la que Ramiro Caballero fue el gran líder de todos los tiempos de “para el cerro”, ahí estuvo Frayde, que cuando Caballero llegaba a los 48 jonrones.

Frayde estaba con la nada despreciable de 26 y con 102 producidas, sólo debajo de Caballero que tenía entonces 144. Tremendo jugador y una mascota de lujo.

Sus años en la Liga Mexicana de beisbol se resumen en 9, que iniciaron en 1955 con “Diablos Rojos” del México con los que jugó por tres temporadas en las que fue dirigido por Gilberto Torres y Mario Díaz.

En la de 1955, por el inmortal Lázaro Salazar en 1956 y por el mismo Salazar y por Preston Gómez en 1957.  Todo ello no tendría mayor significación pero resulta que en la temporada de 1956, los orgullos “Diablos” que se habían integrado como equipo a la Liga Mexicana de beisbol en el año de 1940 siendo dirigidos en su inicio y por varias temporadas por Ernesto Carmona, no habían ganado un campeonato.

El asunto con Frayde, y que ahí queda para la historia, es que en ese 1956, Lázaro Salazar confío en la mascota del “Bachicha”, que fue el receptor titular y todo aquél que sabe de beisbol entiende de la importancia de tener a un líder confiable atrás del plato.

De los viejos “Superhits” revista ícono de la época de un beisbol inolvidable en México, y en particular del reportero Jaime Escobar, se rescata que el personaje del que hablamos, que como ya se dijo arriba, se adoptó en Guaymas y ahí aprendió a jugar beisbol.

Y en el camino de su vida, se recupera de éste reportaje, estuvo en un seminario en la ciudad de Hermosillo. A los 19 años, el hábito que vistió fue el de beisbolista, deporte que amó y al que se entregó.

En 1952, inició su carrera profesional en un equipo dirigido por Sid Cohen en el equipo Bisbee-Douglas en la Liga Arizona-México. De ahí, nos lo narra Escobar, a los “Yaquis” de Nogales de esa misma Liga dirigido por Manuel Fortes y Virgilio Arteaga.

En el año de 1955, éste equipo lo transfiere al México. Se resalta que en ése histórico campeonato de los “Diablos”, “Lázaro Salazar le tuvo gran confianza y nadie dudó de sus dotes de mascoteador”…Pero hay un más detalles en su carrera y que lo ligó con Guanajuato que ya se platicará en lo que sigue pues “Bachicha” Frayde merece mucho espacio.

(Segunda parte).

 

Mucho ha quedado por escribir de ese gran pelotero Guillermo “Bachicha” Frayde, de quién habíamos presentado una primera entrega y de quién citamos que vistió la casaca “Tuza” en las temporadas de 1962 y 1963, combinando ésta última con la Liga Mexicana durante el verano, y en invierno donde fue manager y hasta manager-jugador con el equipo de sus amores, los “Ostioneros” de Guaymas en la fuertísima Liga Invernal de Sonora a los que dirigió durante 6 temporadas haciéndolos campeones por primera vez en la temporada 1962 y repitiendo en 1964.

Precisamente durante el verano de 1962, en el que estuvo con “Tuzos”, procedía de los “Sultanes “ de Monterrey. Sin embargo, durante la temporada de invierno de 1961, se lesionó el brazo y fue que llegó a Guanajuato con el brazo deshecho.

Algo que lo ligó a Guanajuato fue precisamente su recuperación pues se lee en un  SuperHit de la época que hemos consultado, que quién lo atendió y sacó adelante pues sano  totalmente fue el Dr. Sergio Arroyo. Eso siempre lo recordó con agradecimiento “Memo” Frayde pues asimismo contó con el apoyo de los dueños del club.

Durante esa temporada, lució con el bate y con la mascota, e inclusive en otras posiciones cuando se ofreció. Al concluir la temporada, volvió a Guaymas y fue ese año cuando se hizo cargo por vez primera de los “Ostioneros”, llevándose al líder de jonrones Ramiro Caballero entre los refuerzos.

Nadie daba un centavo por Frayde en la dirección del equipo, pero la sorpresa se dio al derrotar en la serie final a “Cañeros” de Los Mochis, dirigidos nada menos y nada más que por el experimentadísimo “Memo” Garibay 3 juegos a 1. Frayde dirigió y también bateó para la causa.

Conviene recordar su trayecto. Se hizo profesional en 1952, a los 19 años siendo dirigido por Sid Cohen con el equipo Bisbee-Douglas en la Liga Arizona-México.

Luego jugó el año siguiente para los Yaquis de Nogales. A finales de 1955, pasó al México y en 1956, bajo las órdenes de Lázaro Salazar que quedó campeón con el México, siendo el catcher titular.

Luego en 1958 pasó a los Tigres de México donde estuvo tres años para luego en 1961 seguir en Liga Mexicana con “Sultanes” para que como ya se dijo, en 1962 pasara a “Tuzos”.

Sus dos últimos años como jugador activo, y con poca actividad, fueron con Poza Rica en 1963 (luego de ser campeón con “Tuzos”) y  en 1964.

En las Ligas de invierno jugó con Navojoa y luego con Los Mochis. Al concluir esa Liga de la Costa, lo hizo con Córdoba un invierno en la Liga Veracruzana para de ahí ubicarse con Guaymas, primero como jugador y luego consolidándose como manager.

Sus números totales en Liga Mexicana fueron los siguientes: 9 temporadas. Participó en 397 encuentros con 1059 veces al bat, 110 carreras anotadas, 115 impulsadas. Bateo 256 hits de los que 33 fueron dobles, 6 triples y 13 jonrones para un promedio global de bateo de 0.242.

Breve pero sensible homenaje a gran pelotero. Compadre por cierto de nuestro recordado Armando “Picos” de León con quién mucho tiene que hablar de la pelota en la eternidad.