Detalle Columna

Héctor Barrios Fernández

Duelos de lanzadores en Series Mundiales

Según la revista “Compendio del Béisbol,” los grandes duelos de lanzadores van a la baja, los lanzadores abridores son usados en un número de innings menor al que regularmente dura un juego, con los asignados al bullpen lanzando más innings. Pero mientras los juegos completos casi han desaparecido de la escena, de vez en cuando.

Es relativamente sencillo nombrar grandes duelos de pitcheo en juegos de post-temporada en épocas de la “pelota muerta,” cuando las carreras escaseaban, pero los llegamos a ver en estos días también.

Juego 4 de la Serie Mundial de 1905.

Gigantes 1, Atléticos 0 en New York.

Los miembros del Salón de la Fama del Béisbol Eddie Plank de los Atléticos de   Filadelfia y Joe McGinnity de los Gigantes de New York, estaban en su mejor momento. Los dos lanzadores transitaron todo el camino. El “Hombre de Hierro Joe,” permitiendo cinco hits y otorgando tres bases por bolas, mientras “Gettysburg Eddie” aceptaba cinco hits, regalando dos bases. En su turno del cuarto inning, Sam Mertes de los Gigantes de New York, llegó a primera base por error del shortstop Monte Cross y dos out después anotó con sencillo de Billy Gilbert. La duración del juego fue de 1 hora con 55 minutos. Una de las razones por tan corta duración del juego fue que en esa época no se trasmitían por televisión ni por radio, por lo tanto no había comerciales. Al menos no tantos. Total que los Gigantes ganaron la Serie al siguiente día. En ese Clásico de Otoño, Christy Mathewson lanzó sus impresionantes tres blanqueadas, pero este juego fue el mejor duelo de lanzadores en esta Serie.

Juego 2 de la Serie Mundial de 1916.

Medias Rojas 2, Dodgers 1 (14 innings) en Boston.

Hi Myers de los Dodgers de Brooklyn, le conectó cuadrangular en el primer inning al lanzador abridor de Boston, Babe Ruth… de ahí para adelante en ese juego, Ruth mantuvo a los Dodgers sin anotación con cinco hits por los siguientes 13 1/3 innings. El lanzador de los Dodgers Sherry Smith, mantuvo a raya a los Medias Rojas hasta el tercer inning, cuando con una rola del Babe, Everett Scott anotó, después de haber conectado triple. Los dos lanzadores recorrieron todo el camino, metiéndose en problemas ocasionales debido a errores de su equipo. En el turno de Boston en el noveno inning, éstos amenazaron, pero el corredor Hal Janvrin fue puesto fuera en home por el jardinero central de los Dodgers Hi Myers, después de haber capturado un elevado, para un relampagueante, emocionante y valioso doble play.

En el cierre del inning 14, Sherry Smith caminó a Dick Hoblitzell. Nunca lo hubiera hecho porque un out más tarde, el bateador emergente Del Gainer disparó el sencillo ganador del juego.

Juego 2 de la Serie Mundial de 1921.

Yankees 3, Gigantes 0 en New York.

Waite Hoyt de los Yankees y Art Nehf de los Gigantes terminaron el juego que iniciaron, permitiendo solamente cinco hits entre los dos. Hoyt concedió dos sencillos y regaló cinco bases por bolas, mientras su contraparte Nehf admitió los otros tres, concediendo siete bases y fue fastidiado por los errores de sus compañeros en el fildeo que fueron la causa de que le anotaran dos carreras sucias. Los Yankees anotaron dos carreras en rolas al cuadro y la tercera con robo de home de Bob Meusel. En el noveno turno de los Gigantes, después de un out, Frankie Frisch conectó sencillo, Ross Youngs recibió base, pero High Pockets Kelly roleteó para doble play y el juego terminó.

Juego 5 de la Serie Mundial de 1930.

Atléticos 2, Cardenales 0 en San Luis.

Con la Serie empatada a dos juegos por bando, en el Sortsman Park de San Luis, el velocista George Earnshaw por Filadelfia y el especialista en bola ensalivada Burleigh Grimes de los Cardenales, lanzaban blanqueada por espacio de siete innings, ningún jugador de los dos equipos había pasado de segunda. En el octavo, los Atléticos llenaron las bases, pero se fueron con las manos vacías y además enviaron un bateador emergente por Earnshaw. Lefty Grove, quien había cargado con la derrota, lanzado juego completo de cinco hits el día anterior, tomó su lugar en la loma. En el noveno de los Atléticos, Mikey Cochrane recibió base y un out más tarde, Jimmie Foxx se destapó con tremendo cuadrangular sobre los lanzamientos de Grimes. Grove se fajó para llevarse la victoria y los Atléticos aseguraron la serie en seis juegos.

Juego 1 de la Serie Mundial de 1948.

Bravos 1, Indios 0 en Boston.

En su primer juego de Serie Mundial, Bob Feller permitió un hit y regaló una base en siete innings lanzados. Al comenzar el octavo, caminó a Phil Masi. Con dos fuera y Masi en segunda, Feller reviró a segunda tratando de pescar al corredor, pero en jugada polémica marcada por el ampáyer Bill Stewart el corredor quedó quieto. Boston capitalizó esa nueva oportunidad y Tommy Helms con hit sencillo produjo la carrera que al final fue la de la victoria 1-0 para los Bravos. Johnny Sain lanzando por Boston fue aún mejor que Feller, permitiendo cuatro hits sencillos, ponchando a seis y no otorgó bases por bolas. Cleveland ganó la Serie en seis juegos.

Juego 1 de la Serie Mundial de 1949.

Yankees 1, Dodgers 0 en New York.

En su primer juego manejando en una Serie Mundial, Casey Stangel, envió al montículo a Allie Reynolds y “El Jefe” lanzó lumbre por espacio de nueve innings, permitiendo solamente dos hits, abanicando a nueve Dodgers y otorgando cuatro pasaportes. Don Newcombe estuvo más impresionante por Brooklyn, permitió cinco hits, no dio bases por bolas en ocho innings y ponchó a once. Los Yankees sacaron el juego en el noveno cuando el primera base Tommy Henrich mandó la pelota a los asientos del jardín derecho para un cuadrangular. Al siguiente día, los Dodgers consiguieron su única victoria en la Serie, un juego también de 1-0 en el cual Preacher Roe superó a Vic Raschi.

Juego 1 de la Serie Mundial de 1950.

Yankees 1, Filis 0 en Filadelfia.

El jugador más valioso de la Liga Nacional, Jim Konstanty, regularmente lanzador relevista, en esta ocasión convertido en abridor, inició el juego por los Filis, permitió solamente una carrera con cuatro hits en ocho entradas lanzadas. No recetó ponches y 15 de los 24 outs que sacó fueron elevados. Afortunadamente para los Yankees, uno de esos elevados fue uno de sacrificio conectado por Jerry Coleman en el cuarto inning que envió a home a Bobby Brown, quien a su vez había conectado doblete y llegó a tercera en otro elevado profundo. Vic Raschi cubrió toda la distancia por los Yankees, contuvo a los Filis en dos hits sencillos y concedió una base por bolas, abanicó a cinco bateadores y retiró a los últimos once que enfrentó. Con los años Coleman se convirtió en un excelente cronista de los Padres de San Diego que lo llevó al Salón de la Fama del Béisbol y Bobby Brown en Presidente de la Liga Americana, estudió medicina y se convirtió en excelente cardiólogo. ¿Quién dijo que no se puede?

Juego 2 de la Serie Mundial de 1950.

Yankees 2, Filis 1 (10 innings) en Filadelfia.

Allie Reynolds y Robin Roberts transitaron todo el camino, les llevó 10 innings. Gene Woodling y Richie Ashburn produjeron la primera carrera de sus equipos y este enredo se mantuvo por el resto de los nueve innings. Abriendo el décimo de los Yankees, Joe DiMaggio conectó un lanzamiento de Roberts y lo envió hasta las gradas del jardín izquierdo para darle a los Yankees la victoria. Los Yankees limpiaron a los Filis, quienes anotaron solamente cinco carreras en los cuatro juegos.

Juego 5 de la Serie Mundial de 1956.

Yankees 2, Dodgers 0 en New York.

Don Larsen de los Yankees retiró en fila a los 27 bateadores de los Dodgers en solamente 97 lanzamientos, con este y hasta hoy único juego perfecto en Serie Mundial, gravó su nombre en la historia del béisbol. Ponchó a siete, seis Dodgers fueron puestos out en roletazos y 14 fueron eliminados vía elevados. Por enfocarnos en el histórico juego de Larsen, casi olvidamos que su contrincante en el montículo ese día, Sal Maglie, estuvo también excelente, lanzó por espacio de ocho entradas permitiendo solamente dos carreras con cinco hits y dos bases por bolas. Mickey Mantle le conectó cuadrangular solitario en el cuarto inning y Hank Bauer en el sexto produjo la segunda carrera con un hit sencillo para enterrar a los Dodgers.

Juego 6 de la Serie Mundial de 1956.

Dodgers 1, Yankees 0 (10 innings) en Brooklyn.

Al siguiente día del juego perfecto de Don Larsen, los Dodgers estuvieron en grande y así obligaron al séptimo de la Serie. Clem Labine desparramó siete hits y contuvo sin anotación a los Yankees por diez innings, mientras que Bob Turley transitó también todo el camino. El derecho de los Yankees permitió solamente cuatro hits pero otorgó ocho bases por bolas y ponchó a once Dodgers. Con un out en el décimo, Jim Gilliam de los Dodgers, recibió base, acto seguido Pee Wee Reese tocó de sacrificio, avanzando Gilliam a segunda, Duke Snider recibió base intencional y Jackie Robinson azotó un sencillo sobre la cabeza de Enos Slaughter, anotando Jim Gilliam la carrera del gane, por cierto que este fue el último hit de Jackie Robinson en Grandes Ligas. Los Yankees ganaron la Serie al siguiente día.

Juego 4 de la Serie Mundial de 1966.

Orioles 1, Dodgers 0 en Baltimore.

Los Orioles barrieron a los Dodgers para ganar su primer título de Serie Mundial. El zurdo Dave McNally, quien aún no cumplía los 24 años de edad, neutralizó a los Dodgers en cuatro hits sencillos y un par de bases por bolas.

Mientras tanto Don Drysdale de los Dodgers hizo su mejor esfuerzo para mantener a su equipo en la pelea. La única carrera de los Orioles y del juego, vino cuando Frank Robinson en el cuarto inning, depositó la pelota en las gradas del jardín izquierdo del estadio de los Orioles para un cuadrangular. Este juego se caracterizó porque los jardineros centrales de ambos equipos, Paul Blair de los Orioles y Willie Davis de los Dodgers, le robaron batazos de cuadrangular a los bateadores contrarios. Los Dodgers no anotaron carrera en los 33 innings finales de la Serie y por supuesto jugando así, fueron borrados del mapa.

Juego 7 de la Serie Mundial de 1991.

Mellizos 1, Bravos 0 (10 innings) en Minnesota.

Con todo en juego, John Smoltz por los Bravos de Atlanta y Jack “El Gato” Morris por los Mellizos de Minnesota, se trenzaron en fiero duelo por espacio de siete innings, ningún lanzador permitió carrera. Los dos caminaron sobre campo minado y lleno de serpientes venenosas conforme los innings avanzaban. En el octavo de los de casa, dos Mellizos conectaron sencillos para expulsar a Smoltz del juego. Ningún equipo anotó al final de nueve innings. Morris, quien aceptó siete hits y ponchó a ocho Bravos, los amansó en el décimo al retirarlos en orden, siendo recompensado por eso en el turno de los de casa. Primero, el ex águila de Mexicali Dan Gladden conectó doblete sobre el relevista Alejandro Peña, después siguió un toque y dos bases intencionales, la carrera ganadora para los Mellizos vino cuando Gene Larkin conectó un sencillo al izquierdo.

Esto es solamente una pequeña muestra de duelos de lanzadores en juegos de Serie Mundial, por supuesto que ha habido muchos otros, además en juegos de playoff también los ha habido, incluso hasta más peleados.

Felicidades a los Astros y a todos los Astrofans que ganaron ayer su primera Serie Mundial venciendo a los Dodgers de Los Angeles.

barriosbecerra@prodigy.net.mx