Detalle Columna

Jesús Alberto Rubio

Algo inconcebible

Lo siento por la memoria de Héctor Espino pero ya no veo el caso de darle juego al acto de recordatorio de su aniversario de fallecimiento cuando autoridades y dirigentes del deporte estatal y municipal, incluso el Club Naranjeros de Hermosillo mantienen en el olvido su estatua en un sitio desolado, sin vigilancia y donde ha sido vandalizada de manera por demás ofensiva.
 
Y es que, desafortunadamente ya pasan los años ¡los años! y no se ve por ningún lado alguna intención/decisión firme de realizar una acción o gestión para reivindicar su memoria y, en lo material, su escultura, la que está ubicada allá en el poniente donde se pierde el horizonte del solar urbano hermosillense.
 
¿Su traslado al nuevo estadio; su retorno al parque que lleva su nombre de donde todos ahora coinciden en señalar “de donde nunca debió haber salido”…?, son preguntas inquietantes/llenas de preocupación y quizá  con encono entre aficionados y protagonistas del deporte y en especial el beisbol.
 
En el caso de Hermosillo, no así en Chihuahua y Monterrey, donde con gran aprecio se honra y respeta su memoria, aquí como que los discursos y homenajes quedan en un vacío al ver que sigue pendiente esa agenda en torno a su estatua y ubicación.
 

 
¿Cuántos pesos significará mover la estatua de su lugar y ubicarla en un espacio dentro del Estadio Sonora?
 
¿Qué lo impide?
 
Esto es algo inconcebible.
 
Quizá nosotros, usted, yo, aficionados, dirigentes del beisbol local, podamos hacer algo a la voz de ya.
 
 Qué ofensa y desagravio al recuerdo de tan emblemático pelotero Naranjero y del beisbol mexicano.
 
¡Por favor!
 
En caída terrible

Adrián González sigue con problemas en su espalda y Dodges no se recupera –ni con Kershaw (16-3)--; en cambio, ya ve: Astros, Indios y Dbacks, traen un plus formidable con rachas extendidas ganadoras haciendo historia.
 
Lo que pasa con Dodgers, en verdad es una situación preocupante para sus seguidores y la propia franquicia.
 
¿Por cuánto tiempo más?
 
Y fíjese: tanto de que se habló de esa expectativa, con gran seguridad, pero ya no podrá alcanzar a los Marineros del 2001 ni a los Cachorros de 1906 en cuanto al record de 116 triunfos en campaña.
 
Y preguntan bien los colegas Joe Trezza y David Adler, de MLB.com: ¿cómo se pierden 10 partidos en la tabla de posiciones en dos semanas cayendo en 12 de 13 compromisos, mientras el equipo que está en el segundo lugar gana 13 seguidos?
 
Si desea, puede leer su artículo completo en la página de MLB o en mi Twitter (https://twitter.com/beisrubio?lang=es).
 
Por mientras por aquí como que estamos en “seis” con lo que sucede en estos días a nuestros queridos Dodgers, no sé si usted también.
 
WEQUEZ WONG:

Respuesta del colega y amigo Wequez sobre este mismo tema:
 
“Estimados todos, como me siento aludido con la pregunta de nuestro ilustre amigo JARS hice algunas consideraciones sobre las recientes derrotas de los Dodgers, pero que por ser muy extensas no las expondré en su totalidad.
 
En primer lugar, el manager Dave Roberts no está a la altura de un equipo tan valioso como los Dodgers, cuya historia la tienen pocos en las Grandes Ligas.
 
Las recientes adquisiciones de jugadores parece que las hicieron en una tienda de remates, pues los veteranos han tenido una pésima carrera y los novatos no tienen currículum alguno que los avale y no garantizan ningún buen desempeño, ni siquiera regular.

Dave Roberts anda cambiando el line up todos los días como si fueran juegos de entrenamiento y sólo tuviera Martines  Dihigos en su staff, (que jugaba cualquier posición)..
 
Caray… espero que este slump colectivo termine pronto.
 
¡De acuerdo…!
 
Otra “travesura” de Ichiro

  

No se cansa de sorprendernos: Ichiro Suzuki (43) está bien cerca de fijar un nuevo récord de imparables como emergente en una temporada.
 
El jardinero japonés de los Marlins entró al partido del jueves (octavo inning) y conectó un sencillo productor para establecer una nueva marca en MLB con 95 visitas al plato como emergente para dejar atrás las 94 de Rusty Staub, con los Mets en 1983.
 
Suzuki encabeza las Grandes Ligas con 26 hits como emergente este año y sólo necesita dos más para igualar la marca de John Vander Wal, quien en 1995 bateó 28 imparables por los Rockies saliendo de la banca.
 
Por supuesto, lo rebasará.
 
ANTONIO ELIZARRARÁS CORONA:

 
Gracias Jesús por regalarnos esta joya de reseña. Simplemente maravillosa. Y a nuestro admirado Héctor Barrios Fernández, una vez más, la felicitación sincera por la facilidad que tiene para enganchar al lector y mantenerlo hasta el final, sin perder en ningún momento el interés por continuar, nutriéndose de la narrativa.
 
Aparte Jesús pero dentro del mismo tema, en serio que me llama mucho la atención que las Ligas Mayores, todo el beisbol organizado, no haya establecido un premio especial, sobre todo para los actuales pitchers, con el nombre de este lanzador que, para mí, es el más grande de todos los tiempos. O dejémoslo así: de los últimos tiempos.  Digamos, 25 a 40 años.  
 
¿Le gusta el Pink Floyd?
 
Se lo dejo para que lo disfrute este fin de semana. Grupo de rock que se adelantó a su tiempo, allá por los 70´s. Verá que deleite. Tan sólo deje correr las rolitas y verá.
 
https://www.youtube.com/watch?v=uhV4me_k8Y8