Detalle Columna

Jesús Alberto Rubio

Entre colegas te veas…

En nuestra edición sabatina de la Peña beisbolera, a través de Naranjeros Radio (vía Internet/Facebook), el colega Eduardo Almada se llevó la tarde con su análisis sobre la situación actual del béisbol actual en México y entre los puntos que señaló, aquí le comparto algunos de ellos.

Un ángulo que me llamó la atención fue que hoy el crecido antagonismo entre la LMB y LMP ha abierto –en la pelota invernal, claro--, una puerta gigantesca para remediarlo.

Precisamente, ante el anuncio de dos torneos por año --a partir del 2018--  en el béisbol veraniego y que se hará extensiva la actividad hasta noviembre, movió a los directivos de la LMP de aumentar de seis a ocho el número de peloteros extranjeros por equipo.

Y, de seguro, habrá más noticias sobre nuevas estrategias y acciones que habrán de fortalecer aún más a este nivel de béisbol.

Si desea saber lo planteado por Eduardo, puede acceder a sus más recientes columnas en el sitio de nuestro también estimado y distinguido colega Thomás López: http://www.solobeisbol.mx/index.php/columnas/pasando-la-bola

Exportación de talento azteca

Ed también mencionó que nuestro béisbol azteca ha exportado a 123 peloteros a MLB, siendo de ellos 28 de Sonora, 20 de Sinaloa, 16 de Veracruz y 15 de Baja California, o sea, advirtió, los cuatro primeros lugares en la producción de ese nivel de jugador.

Incluso, advirtió que un gran potencial se encuentra en Jalisco, entidad que hasta hoy ha enviado a equipos ligamayoristas al pitcher Jesse Flores, Luis Gómez y Miguel A. González.

Sostuvo que el arribo de los Charros a la LMP convertirá a Jalisco  --en un lapso no mayor de una década, dijo—en uno de los mayores atractivos de talento mexicano.

Entre colegas…

Muy expresivo mensaje de reconocimiento envió el colega Antonio Elizarrarás Corona al historiador de béisbol, profesor Héctor Barrios Fernández:

“A lo largo de mi carrera en el periodismo conocí a muchos    cronistas, compiladores, analistas, reporteros, redactores y toda la baraja humana que se haya involucrado en la pelota y me place decirle que usted es algo especial.

Algo como para consultarle sobre algún tema beisbolero cuando fuera necesario y seguro estoy que usted respondería con trabajos profundos, bien documentados y mejor realizados, para calmar la inquietud de muchos. 

Este trabajo que usted titula Los estrategas,  es increíble.   Conocí a Tomás Morales desde muy jóvenes tanto él como yo.   Ambos fuimos discípulos de Ángel Fernández;   conocí también a Rafael Reyes Nájera,  "Kid Alto". En alguna medida también,  mi maestro.

En igual forma, a Jorge de La Serna, al "Mago" Septién.  A los dos Camarillos, en fin...los de la camada de los 50´s-60´s  del siglo pasado,  y sólo a Ángel Fernández llegué a leerle trabajos tan interesantes como los de usted, que en temas de rescate e investigación es muy especial, por lo que vaya una felicitación muy sincera y desinteresada por esta forma de hacer periodismo deportivo, en particular, dentro de la historia del béisbol.

TIPS:

1.- A cambio del novato Boog Powell (sí, homónimo de aquel oriol de Baltimore y pues nada que ver en parentesco/ consanguinidad), el cubano primera base Yonder Alonso (.266, 22HR y 49 CP) llegó a Seattle procedente de Oakland. El antillano jugó sus dos primeros años con Cincy; luego cuatro en San Diego, y los últimos dos en Oakland. Veremos cómo ayuda a los Marineros, sublíderes en el oeste de la Americana, aunque a 14.5 juegos de distancia de Cleveland.

2.- Matt Holliday fue inhabilitado por los NYY. “Dolores en su espalda”, la causa. El veterano de 36 años anda de capa caída: .136 (de 81-11), con un jonrón y cuatro empujadas, desde el 14 de julio. En general esta campaña lleva .229, 16 HR y 51 CP, nada bueno de acuerdo a su categoría.

3.- Entre Néstor Molina (Águila, 11-3, 1.78) y Octavio Acosta (Diablos, 14-1, 2.99), estará el Pitcher del Año en la LMB. El martes en lo que serán sus últimas salidas del rol regular, se definirá este asunto.

“Chivo” Villa

(II y última).

Sobre su velocidad en los senderos, contó una anécdota:

“Creía en mí mismo; siempre tenía fe en robarme una base y por ello por lo general tenía luz verde. Me dejaban libre”.

Una ocasión, dijo, jugando contra Nogales y el partido empatado a una carrera, ya con dos outs y dos strikes, estaba anclado en la tercera base y pensó en la posibilidad del robo; lo hizo con un lanzamiento fuera y sorprendí todo mundo para ganar 2-1.

“Chivo” Villa también jugó con Mexicali dirigido por Dominic Castro y un día en Los Ángeles, California, tuvo la suerte de conocer al legendario “Satchel” Paige en lo que fue un juego amistoso.

Por todo lo que significó su trayectoria como persona y beisbolista, mis respetos para Gilberto “Chivo” Villa.

Hoy, en su memoria.